Servicios y Programas

 

Las nuevas tendencias en la administración de recursos humanos, así como la extensión del derecho a negociar colectivamente a los empleados de las agencias gubernamentales tradicionales, hizo necesario reformar el Sistema de Administración de Recursos Humanos en el Servicio Público de Puerto Rico.

La Ley Núm. 184 reafirma el mérito como el principio rector en todas las acciones de recursos humanos, de manera que sean los más aptos los que sirvan al gobierno. También creó un Sistema de Recursos Humanos constituido por los Administradores Individuales, basado en criterios de mayor descentralización, autonomía, uniformidad y equidad. Esto, conforme a la realidad individual de cada agencia, naturaleza de sus servicios, necesidades particulares y situación fiscal.

Este nuevo enfoque redefinió las funciones, facultades y responsabilidades de OCALARH, las cuales están basadas en leyes que inciden sobre aspectos organizacionales que nos corresponde dimensionar e implantar a tenor con la Ley Núm. 184.